Atributos para alcanzar el éxito en marketing

El entorno del marketing está en constante cambio y muchas veces evoluciona a lo que parece un complicado entramado. Hay actualizaciones de los algoritmos de motores búsqueda, el comportamiento del consumidor cambia según sus nuevas preferencias y las plataformas sociales estrenan continuamente funciones y opciones. Los clientes quieren novedad.

Esto parece requerir de incontables habilidades que un experto en marketing debe poseer para desarrollar una campaña exitosa, que complazca al cliente y obtenga los excelentes resultados deseados.

Desde creación de contenido, conocimientos en social media, análisis de web, publicidad digital, marketing social y móvil, y hasta diseño de sitios web; el profesional del mundo 2.0 debe estar al tanto de las últimas tecnologías. Mientras más ilustrado esté sobre marketing más exitosas serán sus campañas.

Para fortuna, entretenimiento y complacencia del consumidor, en cada continente hay personas Uniks capacitadas para llevar a cabo campañas de marketing que se adapten a las necesidades y características del usuario de cada región. E incluso, con el talento de crear contenido de carácter internacional y los resultados, en algunos casos, pueden ser trascendentales.

Sin embargo, poseer los conocimientos, las titulaciones universitarias o de posgrado, los certificados de conferencias o cursos realizados y la experiencia, aunque importantes, no son las únicas características que un especialista en marketing necesita para alcanzar el éxito.

Además de dominar varias competencias y destrezas, el profesional que aspira a ser un especialista en esta área debería cumplir con ciertos aspectos personales y atributos indispensables para todo aquel que desea triunfar en su trabajo.

Comprender los nuevos paradigmas web requiere de una mente analítica y creativa, con la capacidad de producir cosas ingeniosas, de innovar y renovar, de concebir ideas revolucionarias, de adelantarse a las tendencias y tomar en cuenta diferentes puntos que pueden conectarse para crear o recrear algo con nuevos horizontes y generar mejores resultados.

Además, un “marketero” debe saber llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas en una forma original, que permita a la empresa en la que labora o a su cliente destacar ante la competencia y escalar a las primeras posiciones de preferencia de los consumidores, ya sea de contenido, productos y servicios.

Esto va de la mano del talento, que puede ser innato o adquirido con práctica y entrenamiento. Sea como sea el caso, un especialista talentoso debe conocer cómo combinar la experiencia técnica con el emprendimiento para crear planes de marketing eficaces y completar tareas.

También debe gozar de la inteligencia suficiente para aprender y comprender el uso de herramientas de tecnología y plataformas, conversiones, ‘big data’, SEO, búsquedas y contenido multimedia que puede ser muy útil en sus proyectos.

Por otra parte, la adaptabilidad de un profesional a los cambios, novedades e invenciones también es importantísima y una de las claves del éxito. Un líder siempre busca que su personal tenga la aptitud para versatilizar su comportamiento y conductas cuando sea necesario o demandado por la situación.

No está relacionado con cambiar el sistema de valores personales, expectativas o creencias, sino con la actitud y aptitud cuando surgen dificultades, nueva información o cambios del medio, ya sean del entorno exterior, de la propia organización, del cliente o de los requerimientos del trabajo en sí.

De hecho, la capacidad de adaptación puede ser beneficiosa para el profesional “marketero”, ya que permite adquirir otras habilidades y permanecer abierto a nuevos datos, creencias y nuevas tecnologías que pueden ser aprendidas de personas en su entorno mediante el trabajo en equipo.

La colaboración permite aprender más sobre una o varias áreas. Cada vez que el especialista en marketing colabora con su grupo de trabajo optimiza sus conocimientos,  capacidades y amplía su punto de vista sobre distintos temas.

Sin embargo, no por contribuir con otros hay que hacer a un lado el espíritu competitivo. Aunque muchos le dan una connotación errada, es positivo ser competitivo y tener la facultad de disputarse el dominio de algo, rivalizar para quedarse con aquello que otros también pretenden conseguir y enfrentar a los competidores.

Si un especialista en marketing conoce cómo gestionar de la manera más óptimas sus recursos, puede obtener ventajas frente a la competencia y así destacar por sobre estos.

Por último, perseverar es clave. Mantenerse constante en un proyecto ya comenzado, una actitud o una opinión, aún cuando las circunstancias sean adversas o los objetivos no puedan ser cumplidos es vital.

Un “marketero”, antes de alcanzar el éxito va a conocer la derrota, los errores e intentos fallidos. Si es perseverante va a continuar intentándolo hasta lograr los objetivos trazados.

Los comentarios están cerrados.

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: